Reflexiones para la Navidad

Acceder al contenido exclusivo

La gente de Soy Facebook, te trae una reflexión de este tiempo tan especial. Reflexión de Navidad, donde nos encontramos, en lo mas intimo de nuestro Ser . Tiempo de encuentro, celebración y esperanza, ya que es la venida de Nuestro Salvador, su nacimiento, Dios hecho hombre, por amor a sus hijos, la alegría de sabernos amados por el Señor, al enviarnos a su amado hijo, nacido en la humildad, el Rey de Reyes, venido en un pesebre, para darnos el ejemplo de lo que debemos seguir.

Reflexiones para la Navidad

Jesús, tú te has hecho nuestro hermano y amigo y no has vacilado en hacerte hombre como nosotros para restablecer la amistad entre Dios y la humanidad. Nosotros queremos, ante todo, agradecer al Padre tuyo y Padre nuestro (cf. Jn 20,17) porque no ha vacilado en mandarte a ti, que eres el mayor don que hemos recibido, eligiendo así el camino más bello para llevar a cabo nuestra salvación.

Tú eres la transparencia personal del amor del Padre y lo eres sólo en virtud de tu unión con Dios y de tu ser Hijo: y nosotros te damos gracias por la obediencia con que has respondido a su proyecto de amor y por el modo con que nos lo has hecho conocer desvelándonos su rostro interior. Pero es tu ejemplo de vida quien nos ha conquistado, porque es una página abierta sobre la que se puede leer cómo nos ha amado Dios. Todo ha partido del amor y a través del amor torna al amor.

Jesús, tú estás siempre a la escucha del Padre con mirada de contemplación interior y transmites sus palabras, más aún, comunicas tan bien la palabra del Padre que tú mismo eres la Palabra. Queremos en esta Navidad entrar en el silencio y en el estupor de la gruta de Belén. Esta es muy distinta de aquella en la que tú naciste hace tantos años, pero todavía nos dice que para venir a nosotros no escogiste el camino del poder sino el de la humildad y el ocultamiento; no escogiste la riqueza sino la pobreza, privilegiando a los pobres y a los últimos; no escogiste el camino del éxito y de los honores sino el de la humillación y la cruz. Que esta Navidad sea una nueva visita tuya a nuestro corazón para vivir con todos nuestros hermanos el amor, que tú nos has enseñado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *