La Ingratitud

Soy Facebook, te trae frases, imágenes y mensajes de la ingratitud. Una palabra muchas veces escuchada e utilizada por nosotros. Por referentes temas que tienen que ver con las relaciones humanas, y que actuamos según nos parece, o enseñaron, solidaridad, comprensión, amor, etc, etc. En este va y ven de relaciones, uno acciona y se espera que de la otra parte se actué medianamente parecido, y sentimos que no es tan así.

Que es la ingratitud:

Palabra que resuena en nuestras cabezas, mas veces de la que querríamos, ya que la que mas nos gustaría sería la gratitud, su antónimo.

Cuando decimos que una persona es ingrata: 

He visto que la ingratitud – en varios casos y comportamientos–   siento que es un problema de comunicación más que de sentimiento. La gratitud que no se expresa, se disminuye; pero no nos damos cuenta. San Lucas el evangelista nos narra la ocasión en que Jesús sanó a diez leprosos y uno solo regresó a darle gracias. El Maestro se limitó a preguntar dónde estaban los otros nueve. No podemos creer que no estuvieran agradecidos; pero de seguro que estaban tan contentos que corrieron a comunicar las buenas nuevas a familiares y a amigos. De seguro que a todos les decían lo agradecidos que estaban con Jesús; pero a El no volvieron para decírselo. El pecado de estos leprosos no estuvo en su ingratitud, sino en su silencio.

Es triste que haya ingratos. Y lo más triste es que las personas generosas, nobles y amables reciban la ingratitud como un dardo traidor que les taladra el alma. Aunque no hagamos el bien para que nos lo agradezcan, como proclaman mucho, todo el que hace un bien por impulso de su amor quisiera recibir al menos una sonrisa de la persona que recibe tal beneficio.

Pienso en particular, que es un modo de vida, son aquellos que viven en lo superfluo que no alimentaron su parte espiritual, (sea cual fuese su religión) ya que no depende de eso si no alimentar nuestra alma, con valores, que nos inculcan de niños o los aprendemos con el paso del tiempo.

Para ser agradecidos es necesario despojarse de la idea de que la gratitud exalta de forma indeseada al dador. ¿Para qué voy a darle las gracias?,  y añadía: ¿Para inflarlo más de lo que está?.  Yo pienso que quizás, en efecto, en algunos casos la gratitud tenga algo de adulación , y que en otros tantos la persona que la recibe sienta un impulso hacia la superioridad; pero se trata de situaciones aisladas, de excepción. En la vida cotidiana las cosas no tienden a suceder de esa forma.

El agradecimiento, en TODO ES ALGO DE LAS PERSONAS HUMILDES Y CON GRANDES VALORES. Ya que agradecen desde el comienzo del día, al ser afortunados de poder verlos, todo el transcurso de el, por permitir tener un trabajo, familia, salud, amigos, bienestar, etc. Hasta el acostarse y agradecer por ese regalo.

El agradecimiento, a las otras personas, por un saludo, recordatorio de cumpleaños, aniversarios, preguntar por nuestra salud , ocuparse, estar, acompañar, dar no solo lo material, si no lo mas importante que tiene un individuo…SU TIEMPO…Triste del ingrato que vive sujeto a un estado imaginario que las personas hacen las cosas porque las deben hacer como un concepto que ellos determinan en su mundo de egoísmo.

Nadie está obligado nadie  a nada, ni de servir, ni recibir, solo que las convivencia, el ser comunidad, nos invita a relacionarnos de la mejor manera posible, y tratar a las personas como nos gusta ser tratados, y con un grado (aunque sea mínimo de agradecimiento) en la pequeñas cosas cotidianas, como de alcanzar un vaso de agua, hasta la mas grande como salvar una vida...GRACIAS…ES LA PALABRA….

Tendencia Social:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *