SOCIEDAD VIOLENTA

Sociedades violentas, es lo que escuchamos y vivimos a diario, eso que ya algunos naturalizan, otros nos resistimos a que esto suceda. Sociedad violenta, que lleva a esos comportamientos destructivos.

Sociedades violentas

Qué nos pasa como sociedad, que la violencia se ha instalado de tal forma, que ya “pareciera que es lo normal” ? Vivimos tiempos difíciles, de intolerancia, de mal trato al otro, que nos interesa lo inmediato, no pensamos en largo plazo, ni para nosotros ni para nuestros hijos, nietos etc. Algo se ha instalado, hay “que vivir el momento”, si está bien, pero debemos proyectar, planificar, aunque eso sea parte de un estado, nosotros como sociedad también, tratar de modificar esa “cultura de sálvese quien pueda”.

La importancia de tomar consciencia, que los que vivimos en una democracia tan joven, nos hicieron creer que los límites y reglas eran de opresoras y la palabra reprimir, era de la época militar, y no es así, nos pasamos de un extremo a otro, del no poder pensar y accionar, al accionar sin pensar, ya que si bien ese pensamiento “libre”,  no hay educación para formar tal acontecer, en valores, ética y moral, palabras que no resuenan porque parecen de siglos atrás.

Se ha realizado un trabajo cuasi perfecto en estos últimos años para adormecer a un pueblo, para contar historias vistas de lugares y ópticas que “solo un grupo” veía, sin respetar las otras miradas. Y así poco a poco, se instaló, la cultura del no trabajo, de no educación, del no respeto, del no colaborar, del no me interesa el otro.

Esto llevará un largo camino de modificarlo, pero solo, si se comienza a pensar por uno mismo, si se hace un análisis objetivo, sin dejarse influir , ni por medios de comunicación ni por “fanáticos políticos” que hacen de algo tan necesario como es la política, para que no haya un caos en las sociedades, ya que nos regulariza y contiene .

Todo lo contrario hacen un servicio para robar, corromper y hacer un “ejercito de no pensantes” que se dejaron llevar como ovejas al corral. Solo nosotros podemos revertir desde nuestro lugares, y desde cada familia, restablecer los valores básicos, de respeto, tolerancia y empatía para con nuestros semejantes y comenzar a construirnos como seres sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *